sábado, 11 de junio de 2011

Crónica del Casa Asia Film Week 2011 - Día 2


Foto: Asia Cine

Segunda jornada de proyección de películas, una jornada en la que vimos 5 películas divididos, 3 Daniel, Guzaarish, Aftershock y The Man from Nowhere, y 2 you, July Rhapsody y All About Love, ambas de Ann Hui.

A continuación las reseñas de todas ellas, primero las de Daniel, y después las de un servidor:



La hermosa Goa es el hogar de uno de los más grandes magos de su tiempo, Ethan Mascarenhas. Actualmente presenta un programa de radio que lleva magia, esperanza y risa a través de su incontenible ingenio y humor. Es difícil imaginar que este hombre ha estado inmobilizado con un daño en la columna los últimos 14 años de su vida. Ethan es ayudado por el epicentro de su mundo, su enfermera, Sofia D'Souza. En el aniversario número 14 de su accidente, Ethan decide tener el control de su vida. Hace una petición a la corte que conmociona al mundo y deja a Sofia en una situación que compromete su relación y su amor. Además, un jóven llamado Omar Siddiqui irrumpe con el único deseo de aprender magia del mejor. Mientras que por un lado Ethan pasa su legado en la magia, en el otro, pelea en la demanda por el derecho más básico, el derecho a su propia vida, creando una tormenta en todas las vidas que lo envuelven.

Este remake indio de la película de Alejandro Amenábar, Mar adentro (2004) , llegaba al Asia Film Week, primero con el honor/presión de ser la única película india del festival, pero también con ser un remake de una película española muy conocida por todos. La verdad es que después de verla la sensación es de que has visto una muy buena película, con una dirección, tanto en lo técnico como en la emocional, sublime de Sanjay Leela Bhansali, una fotografía maravillosa de Sudeep Chatterjee y unos decorados también muy bonitos. También hay que reconocerle que si ya en España es difícil hacer una película sobre la eutanasia por ser un tema muy escabroso en la sociedad, en India es el doble de complicado ya que aún son más cerrados en temas de este calado. También me gustaría destacar las grandes actuaciones, sobre todo, de su terceto protagonista, destacando por encima de todos un enorme Hrithik Roshan, con un personaje lleno de matices, ya que pasa de la alegría a la tristeza en pocos segundos y consigue hacerlo muy creíble y para nada sobreactuado. La preciosa Aishwarya Rai también llena la pantalla con su sola presencia y tiene alunas escenas memorables. Por último también me gustaría comentar, que a pesar de ser un remake de Mar adentro, Guzaarish consigue ganarse una entidad propia, con momentos mágicos y sin abusar de canciones que a veces te sacan de la película, cosa por desgracia demasiado común en el cine de Bollywood.



Película homenaje a las víctimas de uno de los terremotos más trágicos de la historia, el acaecido en Tangshan, China, en 1976. En la devastación causada por el seísmo, la madre de dos mellizos tiene que tomar una dramática decisión que cambiará para siempre las vidas de los miembros de su familia.

Feng Xiaogang es conocido como el Spielberg chino, y después de ver Aftershock puedes llegar a comprender esta comparación. Película de gran presupuesto, maravillosamente dirigida, sobre todo en sus primeros 30 minutos, con grandes dosis de heroísmo y patriotismo, muy al estilo estadounidense, que curiosamente este último punto, en algunos momentos, causaba la risa tonta en el espectador, el mismo que se emocionaba hace pocos años viendo las mismas escenas pero cambiando la bandera china por la de la barra y las estrellas… curioso. Continuando con la película, que empieza con una escena impactante del vuelo de unas libélulas y que continua con el famoso y desgraciado terremoto, son de un nivel altísimo, llenos de magia el primero y de fuerza y talento el segundo. Claro esta, después de un comienzo tan arrollador la película sufre un bajón, y no por ser floja, si no por venir precedida de algo tan impactante, en la que vemos como y porque, la madre protagonista tiene que elegir entre uno de sus hijos, realmente es un momento escalofriante. No hace falta ni reseñar (por su lógica viendo el presupuesto de la película) que todo su apartado visual y de ambientación es impresionante, pero si que me gustaría destacar el oficio de todos los interpretes de la película, del primero al último, de los niños a los adultos, están todos a un enorme nivel y creíbles en sus personajes.



La única conexión del ex-agente especial Cha Tae-sik con el mundo es una niña, So-mi, que vive cerca. La madre de So-mi, Hyo-jeong, se dedica al contrabando de drogas a sueldo de una Organización de traficantes y confía el producto a Tae-sik, sin hacérselo saber. Cuando los traficantes se dan cuenta secuestran a ambas. Confundiendo a Tae-sik con otra mula, los hermanos que están a cargo de la Organización prometen liberar a madre e hija si Tae-sik hace una entrega para ellos...

La última película de la noche que pude ver fue la surcoreana The Man From Nowhere, de Lee Jeong-beom, uno de los mas prometedores directores del cine asiático actual. Interpretada con buen acierto por Won Bin, la película se podría catalogar como una mezcla entre El profesional (Leon), de Luc Besson y las película coreanas de los últimos años como I Saw The Devil de Kim Ji-woon. Espectacular en los momentos de acción, con escenas de lucha altísimo, como nos tiene bien acostumbrado el cine coreano del momento. Tampoco desentona para nada en sus momentos dramáticos, siendo creíble gracias a las buenas actuaciones de su reparto. Realmente este nueva ola de cine coreano lleno de violencia es muy interesante, y nos hace llegar grandes películas como esta The Man From Nowhere o como la anteriormente citada I Saw The Devil, pero como en cualquier estilo y género, tienen que ir con cuidado de no saturar al espectador haciendo todas las películas de acción o thriller con un mismo estilo, con las mismas peleas y la misma violencia, la que ya vimos en la multi citada película de Kim Ji-woon, incluso también en su anterior A Bittersweet Life o también el la maravillosa trilogía sobre la venganza de Park Chan-wook. Aunque eso si, de momento aún no nos hemos cansado, así que bienvenidas sean estas propuestas.



Lam es un profesor de instituto que enseña su gran pasión, la literatura china. Casado desde hace veinte años, con dos hijos adolescentes, el matrimonio de Lam parece perfecto a ojos de los demás, pero nada más lejos de la realidad. Cuando el antiguo profesor y mentor de Lam vuelva a hacer acto de presencia en su vida trayendo consigo los fantasmas del pasado todo comenzará a desmoronarse, al tiempo que a Lam le será cada vez más difícil resistirse en caer en la tentación de tener una aventura con una atractiva alumna que está enamorada de él y no tiene ningún pudor en hacérselo saber.

Un drama sobre un profesor de literatura china que ha estado viviendo en una especie de mentira familiar toda la vida era caldo de cultivo perfecto para un drama telefilmero y más con un romance con estudiante de por medio. Pero Ann Hui consigue lo contrario dotando a la película de un halo poético dado el amor de Lam, inmenso Jacky Cheung, por la literatura de su país, una literatura presta a la poesía por las características del propio lenguaje. July Rhapsody nos habla de sueños no realizados, de vidas perdidas o no disfrutadas, de volver a encontrar lo que habías perdido o perdonar a los fantasmas del pasado haciéndoles frente en lugar de esconderse provocando una herida abierta durante 20 años, toda una vida. Valiente y decidida, y lo más importante, tocando el tema de las relaciones amorosas entre profesores y alumnos no cae en el sensacionalismo ni en lo escabroso sino que deja que todo fluya de una manera natural y empática con el espectador



Dos mujeres que han sido pareja en un pasado, se vuelven a descubrir enamoradas cuando están, ambas, embarazadas de dos aventuras heterosexuales diferentes.



La segunda película del día para mi, y segunda también de Ann Hui, quien presentó la película, me dejó un sabor agridulce. Película con posibilidades, buenas interpretaciones y un tema poco tocado como es el lesbianismo en Hong Kong, la película bascula entre el drama y la comedia, más este último, eso sí, y no consigue, a mi parecer, decidirse por qué camino tomar. Al final, toda la parte de la protesta por ejemplo, toma derroteros panfletarios, que si bien pueden ser importantes para que socialmente se acepten diferentes formas de vivir, como en ese caso los embarazos de madres solteras, no va con el tono de la película poco aleccionadora hasta ese momento, produciendo una ruptura que arrastra hasta el final. Precisamente otro de los fallos es el final, no se decide en que parte acabar la película y eso, mal que ocurre mucho en el cine de hoy en día, produce cierta desesperación. De todas maneras, como partes más positivas me quedo con las interpretaciones, las localizaciones, y la belleza de Vivian Chow.

Pues esta ha sido la crónica del día. En la próxima tendremos Buddha Mountain, Bruce Lee My Brother, Confessions y A Better Tomorrow.