viernes, 18 de octubre de 2013

Crónica Sitges 2013 - Día 7

Estamos de lleno en la recta final, quedan dos días, y seguimos combinando estimulantes propuestas (las que menos), con más convencionales o directamente mediocres, lo que parece que se estila en esta edición.

 

Shield of Straw (2013), de Takashi Miike

En el año del Gran Premio Honorífico a Takashi Miike se programa una retrospectiva, además de dos de sus últimas obras. En la primera de ellas en ser programada, nos encontramos un competente thriller con ciertos dilemas morales, pasados por el tamiz del cine comercial, en este caso japonés, por lo que quedan sepultados en pos de la acción. Cierto es que no se adivina mucho o nada de Takashi Miike pero demuestra simplemente su capacidad para tocar diferentes tipos de terreno y mimetizando completamente. De todas maneras, es funcional, entretenido y con la suficiente tensión para hacer pasar un buen rato.

Nota: 6/10


The Philosophers (2013), de John Huddles


Aquí ya nos metemos en terrenos pantanosos en esta historia de jóvenes hijos de papa expatriados y con ífnulas filosóficas de patio de colegio. Lo peor es que durante un rato parece que va a entretener y todo, hasta que tras esa sucesión de secuencias trascendentales (es un decir), nos encontramos con un segmento fina patético, risible y lo que es peor más tópico si cabe de lo que era el desarrollo. Supongo que el hecho de elegir Sumatra será por la pasta indonesia, o algo se me escapa, porque si se rueda en Utah daría exactamente lo mismo, quitando el exotismo, claro.

Nota: 3/10




Jodorowsky's Dune (2013), de Frank Pavich

¿Ha sido lo mejor que no se hiciera Dune dirigida por Jodorowsky para darle ese halo de trascendencia?. El propio Jodorowsky mantiene que sí. Desde luego, si se hubiera hecho probablemente hubiera sido un fracaso más grande que la versión Lynchiana, e imposible de haber durado 12 horas en una época en que no se vislumbraba la posibilidad de trilogías con continuidad definida desde un principio. Documental didáctico y dinámico pese a restarle puntos por saber varias de las anécdotas y una parte tan fantasiosa como las teorías de Room 237, las anécdotas de genios como el propio Jodorowsky, Giger, O'Bannon (en paz descanse) o Seidooux y un proceso que consumió las energías (y el capital) de todos los implicados, es merecedor de verse y disfrutarse.

Nota: 7/10


La danza de la realidad (2013), de Alejandro Jodorowsky

Y ya el final del día seguimos con Jodorowsky y su regreso a la dirección cinematográfica después de 23 años y una especia de testamento fílmico y vital, salvo si continua haciendo otras películas sobre si mismo. Autobiográfica hasta donde a él le de la gana, claro está, deja poco títere con cabeza, y combina maestría cromática y visual con vergüenza ajena de alguien que podría ser considerado un genio o un tarado. Sobran varias escatológicas escenas así como reiterativas y aburridas en las que al final pierde el rumbo, no sabiéndose bien si más que retratar su infancia lo hace con las vivencias y cambios vitales en su padre, desde un inicio como furibundo comunista Stalin version.

Nota: 5/10