martes, 15 de octubre de 2013

Crónica Sitges 2013 - Día 4





Machete Kills (2013), de Robert Rodriguez

Robert Rodriguez no es santo de mi devoción, tras haber visto gran parte de su filmografía, a pesar de tener grandes películas como Sin City, Abierto hasta el amanecer o incluso algo inferior Planet Terror. Ya el primer Machete, una historia alargada de uno de los falsos trailers de Grindhouse, era floja, con algún momento aislado, pero que en general no funcionaba. Esto se agranda en esta segunda parte, mucho más interesada en los cameos, de actores fetiche o conocidos, y estrellas como Lady Gaga, que en hilvanar una historia minimamente interesante, no buena ojo, sino al menos que entretuviera y no basada en gags mil veces vistos o en guiños a anteriores películas. 

Nota: 3/10




We Are What We Are (2013), de Jim Mickle)


Más peliagudo es el análisis de esta película. Si lo hacemos desde el punto de vista de una película independiente y no de un remake quizás le encontremos algo, a pesar de una pasmosa, a veces, lentitud y simplismo, como una interesante dirección y una atmósfera de cierta tensión. Pero si la catalogamos como remake pierde todo eso. Donde la original era sórdida, malsana, y profunda aquí pierde esa esencia y simplifica hasta el exceso añadiendo unas gotas del American Gothic. Desde luego que no hay que copiar una película original, pero si el espíritu desaparece, ¿que sentido tiene el remake en vez de hacer algo de cero?.

Nota: 5/10


Coherence (2013), de James Ward Byrki

Una de las sorpresas, para bien, del festival. Una historia que se adivinaba aburrida se convierte  al contrario en una original, fresca y divertida propuesta. Tras la excusa del inminente paso de un cometa el director y co-guionista juega con las vidas paralelas, las decisiones en un instante, y las fisuras y secretos que salen a la luz en una cena de amigos. A pesar de sus incoherencias que se perdonan por la propia película y su afán de ofrecer algo fresco, no tiene esos tics del cine indie estadounidense, que tanto me molestan, y los intérpretes, del primero al último están perfectos. Especial atención a Nicholas Brendon, durante años fiel compañero de Buffy Cazavampiros.

Nota: 7/10


Possession (2013) , de Brillante Mendoza
  
 Hasta la fecha solo había tenido la oportunidad de ver Cautiva, de Brillante Mendoza, una película que me gustó pero bastante alejada, según los expertos, del cine del reconocido por la crítica director filipino. Lo cierto es que Possession (o Sapi), me ha decepcionado a medida que pasaba la película. Durante todo el principio, en las cadenas de televisión y los engranajes de los medios, su obsesión con las audiencias en vez de ofrecer periodismo de calidad, la lucha por ser los primeros auguraban una película interesante aderezada con el tema de las posesiones, más aproximado todo al cinema verité, como apuntó el director en la rueda de prensa, que lo que es normal en este tipo de producciones. Su problema es el desarrollo que va bajando enteros a medida que pasa el metraje y da vueltas sobre un mismo círculo hasta llegar al tedio. Una lástima porque la ambientación de esa Manila decadente contrastando la opulencia de los medios y la crítica a la telebasura daba para mucho más.

Nota: 3/10