viernes, 21 de noviembre de 2014

Crónica del Casa Asia Film Week 2014 - 1ª parte

Una crónica de Daniel Gálvez y John Prskalo


Como prácticamente todo el mundo sabe, el Casa Asia Film Week nació hace tres años para paliar la desaparición del BAFF consiguiendo en su primera edición una buena programación y actividades paralelas interesantes, pero la coyuntura actual en la que nos encontramos hizo imposible su continuidad hasta que hace unos meses Casa Asia nos sorprendió comunicando su regreso. Pero a pesar de valorar el tener un festival asiático en esta ciudad el CAFW ha regresado diferente, cambiado por dentro y por fuera, con clara presencia de cine autor alejado de la esencia anterior. Bajo nuestra opinión debería haber una mezcla de todo tipo de cine pero al menos nos ha permitido ver cosas difíciles o imposibles de otro modo. 

Y aquí empezamos la crónica que estará divida en dos partes:


Seven Weeks (Nobuhiko Obayashi, 2014)

Antes de ponerme con mi opinión sobre la película me gustaría decir, que en mi humilde opinión, e independientemente de que guste o no, creo que poner como inauguración una película de 3 horas y que encima sea de ritmo, historia y formato tan atípica me parece un error ya que mucha gente que no conoce mucho el tipo de cine que se podrá ver en el festival va a la inauguración para ver una muestra de lo que se programa y justamente poner como muestra está película es muy arriesgado, y se demostró con las múltiples deserciones durante su metraje.

Y ahora al grano, opinemos de la película como tal. Seven Weeks es la última obra del veterano director japonés Nobuhiko Ôbayashi, autor de films tan poco convencionales como su obra más famosa House (1977) o esta que nos ocupa. Seven Weeks es una película que al principio consigue que conectes, gracias a su originalidad y a algunos toques de humor que funcionan. El problema es que conforme avanza la película, sus interminables tres horas, sus diálogos a ritmo de LSD (si parpadeas te pierdes media escena) y su montaje, sobre todo sonoro, te saca poco a poco de la película, llegando finalmente a desconectar y a darte igual el desarrollo de la historia y los personajes. Si destacaría dos puntos, aunque hasta en estos Ôbayashi se termina equivocando.

Primero el leitmotiv de la banda sonora y como aparece en pantalla. La música es bonita, lástima que use tantas veces el recurso de sacar la banda interpretando dicho leitmotiv frente a cámara. Acaba saturando. El segundo punto positivo es una escena en particular, cuando uno de nuestros protagonistas cuenta un hecho pasado cuando estaba en guerra. El montaje de esta escena y su estilo visual son potentes y muy acertados, lástima que sean 10 minutos de 171…


The Journey  (Keng Guan Chiu, 2014)

En ésta película que nos ocupa y pese a ser una película de clara factura asiática, concretamente malasia pero casi exclusivamente china, una de las comunidades más grandes del país, nos encontramos con un elemento de identificación y es el hecho de que uno de los tres protagonistas-pilares de la película sea un joven extranjero. A pesar de su desarrollo y filosofía ajenas este devenir de los acontecimientos a ojos de una persona tan perdida como podríamos estar nosotros ayuda a valorar la película de otro modo. The Journey no es una mala película, al contrario, sin llegar a destacar tiene una tierna historia, unos personajes que rezuman bondad y un aprovechamiento de los bellos parajes en los que se sitúa la acción. Se deja ver, es accesible y en ningún caso empalaga o molesta salvo algún detalle forzado que no echa por tierra el conjunto.


Haji Backpacker (Danial Rifki, 2014)

De Indonesia no conocemos mucho cine en España salvo las dos entregas de The Raid y alguna cinta de terror o thriller que se ha visto en festivales como el de Sitges. En esta ocasión nos encontramos con un drama existencialista que en sus primeros 30-40 minutos transita por lugares comunes e intenta ofrecer un retrato realista de un joven que ha perdido la fe con bastante acierto, todo sea dicho. Pero a partir de ese metraje nos encontramos con un panfleto religioso dirigido al público musulmán (no olvidemos que Indonesia es el país con más musulmanes del mundo) pero sin ningún atisbo de crítica o pensamiento divergente sino con unas directrices de las que no se puede salir con momentos tan vergonzosos como el secuestro del protagonista por parte de unos terroristas y cuya resolución es lamentable.


Humpty Sharma Ki Dubhania (Shashank Khaitan, 2014)

Típica comedia romántica india con su desarrollo estándar, sus canciones y su ración de personajes guapos. Pero en mi caso particular, y salvo excepciones, no comulgo con este tipo de películas que al final acaban siendo pesadas y, en cierta manera, repetitivas. Y no me refiero al cine de Bollywood en general sino a las comedias románticas indias en particular. Lo que si es cierto, al fin y al cabo, es que el aficionado quedará contento porque ofrece todo lo que se espera de esto y al fin y al cabo para lo que está hecha funciona y muy bien.

Wajma (Barmak Akram, 2013)

La película afgana Wajma, que a posteriori sería la ganadora del festival, es un correcto drama sobre la realidad que le toca vivir a la mujer en este país asiático. Al inicio, Barmak Akram nos muestra un Afganistán mucho más moderno y liberal del que estamos acostumbrados a ver, para poco a poco ir entrando en una realidad cultural muy alejada al pensamiento occidental y que provoca rechazo por nuestra parte. La película es interesante para ver como en otras culturas se enfrentan a problemas familiares, de amor o violencia, pero si le sacamos esa capa “exótica” no queda mucho más que un drama bastante típico y que no aporta mucho a otras películas similares producidas anteriormente. Vamos, que va a lo fácil y no arriesga.