viernes, 19 de octubre de 2012

Crónica del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2012: 4ª parte


Con este post acabamos el repaso por lo visto en esta edición del festival, una edición en la que se ha visto programado muchas (demasiadas) películas, en las que se han subsanado algunos errores, que aún así tendrán que mejorar, pero es un gran paso. Y como no, esos estupendos compañeros y amigos como Daniel Gálvez, David Amorós, Sandra, Alan Smithee, BCNdays, Alberto y más con los que hemos compartido sesiones y tertulias. Ahí estaremos el año que viene otra vez dando guerra.

Y aquí la última crónica:


LOOPER, de Rian Johnson


En un futuro no muy lejano viajar en el tiempo será una realidad. Pero será una operación ilegal, utilizada por el crimen organizado para enviar al pasado a aquellos individuos que les son molestos. Allí, un esbirro se deshace de ellos sin dejar huellas físicas ni temporales. Joe es uno de estos asesinos a sueldo, un looper eficaz y de sangre fría; pero cuando sus jefes decidan cerrar su “línea de trabajo”, 

En 2005, Rian Johnson causó sensación en la edición de aquel año de Sitges, y en 2012 lo ha vuelto a lograr, a tenor de los positivos comentarios de esta cinta. Sin ser una mala película, ni mucho menos, Looper me ha parecido una interesante y original propuesta que naufraga a mitad de película girando hacia terrenos más convencionales, y luego volviendo un poco a la senda original, pero cuando el regusto de lo que puedo haber sido y no fue. Todo el principio con las ejecuciones y esa dosificada tensión ante la aparición de Bruce Willis se salda con un notable, pero cuando comienza la persecución nos vamos a un esquema repetitivo que se sostiene ante la gran actuación del duo protagonista, más allá de las prótesis colocadas a Gordon-Levitt. Al menos lo que nos queda de esta Looper es que hay esperanza para un género tan denostado y apático en los últimos tiempos como el fantástico.

Nota: 6,5/10

THE THIEVES, de Choi Dong-hoon


Si Steven Soderbergh tuvo sus once ladrones de altos vuelos, Choi Dong-hoon (más conocido como el director de Woochi) tiene sus diez. Popie y sus compinches viajan a Macao para un trabajo. Cuando llegan, descubren que el que está detrás del golpe no es otro que el antiguo socio de Popie. El plan es robar un diamante que vale una fortuna y que es conocido como la “lágrima del sol”. Lo que ninguno de ellos sabe es que cada uno tiene su propio plan. Un thriller de acción, mentiras y guantes blancos.

Si Looper defraudó un poco, The Thieves para nada, da exactamente lo que se espera de ella, aunque eso no tenga que significar que es mejor o incluso una buena película. Se pasa el rato de manera entretenida, siendo un refrito de Ocean's Eleven (mejor que esta, eso sí) y Misión: Imposible, apoyada por algún que otro personaje carismático y uno de los actores asimismo más carismáticos de oriente, el gran Simon Yam. Cine fácilmente digerible y de consumo rápido, excepto su duración, 135 minutos, que son absolutamente excesivos para lo que cuentan. Planificar y ejecutar un robo puede llevar un buen trozo de metraje pero hay que ser más dinámico en otros momentos.

Nota: 6/10

OUTRAGE BEYOND


Sí, todos creímos que Beat Takeshi moría al final de Outrage. Pero la muerte es algo insignificante al lado de tan imponente figura, por lo que no nos debe sorprender encontrarnos de nuevo con él en esta secuela, dispuesto a alojar balas en el entrecejo de sus enemigos. Su personaje, Otomo, sale de la cárcel dispuesto a derrocar al clan Sanno, que lo dio por muerto años atrás. A esta venganza personal se suma una guerra entre familias rivales y, también, la ofensiva de las fuerzas de la ley contra el crimen organizado. 

Tras convertirse la primera parte en mi película favorita de Sitges 2010 y una de las del año, a pesar de no ser tan bien recibida por fans del autor, esta segunda parte de las andanzas de Otomo no me ha defraudado... y si, vamos a explicarlo. En si quizás es más película que la primera, más entidad, una subtrama sobre las corruptelas de la policía y su manga ancha con la yakuza, diálogos certeros y personajes sólidos en sus facetas. Pero no me ha gustado más que la primera precisamente porque esa solidez y esa sobriedad son demasiado mecánicas y se echan en falta la espontaneidad de la precedente y los carismáticos personajes que acompañan a Kitano, que aquí es cierto que alguno reaparece, pero desde luego no es lo mismo. Alegría y tristeza (cinematográficamente hablando) se dan la mano en esta recomendable propuesta.

Nota: 7,5/10


BESTIAS DEL SUR SALVAJE, de Benh Zeitlin


Las aguas van a subir, los animales salvajes retornan de sus tumbas y en el sur todos los diques se hunden. Esta es la historia de una niña de seis años llamada Hushpuppy, que vive con su padre en el borde del mundo. 

Tras las estupendas críticas en su pase en el Festival de San Sebastián, llegó el turno, como el año pasado The Artist, de ver este pase especial en Sitges. No sé exactamente como catalogar Bestias del sur salvaje, no es en absoluto una mala película aunque a mi no me haya llegado en su totalidad. Es probablemente una sorpresa que hay que ver sin referencias, y creo que esas referencias subieron las expectativas por verla y provocaron una desilusión tras el pase. De todas maneras, innumerables virtudes tiene la película, más que otras que intentan, o mejor dicho, te obligan a derramar lágrimas. Su sencillez, su canto a la vida en un mundo de muerte y su onirismo poético hacen que sea obligatorio su visionado y sufrir y disfrutar con la joven Hushpuppy y sus andanzas en ese mundo real-irreal.

Nota: 6,5/10

KEYHOLE, de Guy Maddin

 
Lejos del blanco y negro con aires al periodo del cine mudo al que nos tiene acostumbrados Guy Maddin, Keyhole evoca otro noir, el del cine de suspense. Eso sí, no abandona los tintes oníricos que impregnan cada una de sus películas. Ulises regresa a casa tras un tiempo ausente. Con él, llega una chica ahogada y un extraño hombre. La banda de Ulises ha estado sosteniendo el negocio.

Primera aproximación mía al cine de Guy Maddin, y primera en la frente. Visualmente arrolladora, psicodélica y lisérgica, mezclando cine experimental con clásicos de los años 40, daba la sensación de poder ser una maravilla. A los cinco minutos uno se da cuenta de que es una ida de olla de proporciones bíblicas y que todo lo que te están contando está tan desestructurado que no te enteras ni quien es ese personaje ni quien el otro. No sabes ni a donde van ni a donde vienen, y lo que es peor, no te importa absolutamente nada. Así es imposible poder seguir una película más bien hecha para presumir de lo bien que dirige y poder meterse con el que no haya entendido la película.

Nota: 3/10

SPRING BREAKERS, de Harmony Korine


Cuatro jovencitas estudiantes terminan presas tras ser encontradas en una casa repleta de drogas durante sus vacaciones de primavera (spring break). Pronto serán rescatadas por un traficante de armas y drogas que ve potencial en las jóvenes. 

Y llegamos al plato fuerte del festival, el engendro denominado Spring Breakers. Una película deudora del estilo videoclip que llegó a su auge en los años 80 con sus colores, sus neones y sus mujeres macizas. Claro, si Spring Breakers hubiera durado cinco minutos podría haber estado incluso aceptable, pero no, Korine se empeña en darnos 90 de puro sufrimiento audiovisual, repetición de escenas una y otra vez de cuerpos 10, repetición de diálogos "profundos" una y otra vez, todo ello con las ex-Disney Selena Gomez y Vanessa Hudgens, en un intento de escandalizar (supongo que eso puede ser posible en EEUU), más por la sugerencia que por lo mostrado, que al fin y al cabo está todo muy controlado y contenido, y para rematar la cancioncita de otra ex-Disney, la "ángel caído" Britney Spears, en una escena (pretendidamente seguro) ridícula. He de admitir que la machacona música que suena al principio me gusta, debo estar tarado de tanta película seguida, y la escena final es salvable en parte, ya que es deudora, como he dicho antes, de una estética decadente posmoderna que me marcó en mi tierna infancia ochentera, pero es que en esta ocasión no me llega a cuadrar del todo en el contexto del engendro en cuestión. Quizás también podría salvar a James Franco, para nada mal actor y arriesgado en la elección de sus papeles, alternando todo tipo de película, del blockbuster a cine minoritario, pero es que en esta película está tan pasado (puede que por exigencias del "guión") que al final da risa. Harmony, amigo mío, para crear un personaje tan espectacular como Tony Montana o una película tan genial como El precio del poder, no basta con poner un poster de la película, no. De todas maneras, hay que verla, levanta pasiones.

Nota: 0,5/10

WARRIOR, de Gavin O'Connor


Dispuesto a reconciliarse con su pasado, Tommy Riordan va a visitar a su padre, Paddy, un hombre de temperamento violento. Poco después, Tommy se apunta a un gimnasio donde, a las primeras de cambio, derriba a su contrincante. Con el vídeo de la pelea colgado en YouTube, la popularidad de Tommy gana enteros y este decide apuntarse a un torneo, con la idea de que, además, sea su padre quien lo entrene. Lo que ninguno de los dos espera es que en ese mismo torneo se presente Brendan, el hermano mayor de Tommy. 

Ya fuera del Festival, pero dentro de su programación, pude ver Warrior, gracias a la colaboración de la Filmoteca de Catalunya con el Festival y su sesión Seven Chances, así que paso a reseñarla aquí. Otra vez tenemos que sorprendernos con la distribución en España, ya que no ha sido estrenada comercialmente ni lo será, de hecho Canal Plus ya la ha emitido en su canal principal, lo que añade otro despropósito a una larga cadena. Con la excusa de una competición de Artes marciales mixtas, Warrior nos muestra a una familia desestructurada que se vuelve a reunir (no como en la mayoría de películas) para que cada uno expíe y purgue sus pecados. Dos hermanos y un padre ex-alcohólico que les destrozo la vida se ven así obligados a reencontrarse en el marco de la espectacularidad de la alta competición Con una duración de casi dos horas y media y que pasa en un suspiro la cinta contiene una carga profunda mucho más grande de la que parece a simple vista, y una crítica a las condiciones sociales que aletargan a la clase media-baja en los Estados Unidos y a la moral tan anodina y arcaica que sigue imperando en aquella sociedad desigual más interesada en el espectáculo que en sus propias vidas. Pero lo absolutamente impresionante son las increibles actuaciones del trío protagonista, Nick Nolte, el australiano Joel Edgerton y Tom Hardy, una autentica bestia (y también de cuerpo) de la interpretación. Imprescindible.

Nota: 9/10


Pues así termina nuestra crónica del Festival de Cine Fantastico de Sitges 2012, una edición con una irregular selección de películas pero con autenticas joyas. Antes de acabar recordar que tenéis muchas más opiniones en nuestro otro blog Cine Latino,, en Después de 1984, en Losthighway Blog y en El último blog a la izquierda. ¡¡¡Nos vemos en Sitges 2013!!!... si los mayas lo permiten.

2 comentarios:

David Amorós dijo...

Bueno, a mí me encantó Looper, me gustó mucho Bestias del sur salvaje y me pareció u rollazo The thieves, ja,ja. Si fuesemos parte de un jurado lo tendríamos chungísimo para acordar. Y Spring Breakers... ja,ja, me encanta el 0,5, es un poco una nota surrealista, como la propia película. Yo la disfruté, mucho más en su segunda parte lisérgica que en su primera videoclipera. Creo que hay que tomarla con mucho sentido del humor para disfrutarla y que obvimanente hay que entrar en el juego y en el riesgo y en la ciertatomadura de pelo. Si intentas buscarle una lógica o historia convencional es normal que se odie. En fin, lo que está claro, y es en lo que sí estamos e acuerdo, es que películas que despiertan tantas opiniones extremas tienen su gracia. Sobretodo para los que nos gustan, ja,ja. Yo le puse un 7'5, pero he visto hasta algún 10. No seré yo el que eche la primera piedra, pero vamos, un 10...
Un placer, lo sabes.
Un abrazo.

John Prskalo (Edgar Morton) dijo...

Sí, tendríamos difícil dar veredictos sobre los premios. Coincido en que en Spring Breakers hay que entrar más que en otras incluso, si no entras en su juego está bien jodido, jaja. Es una película que da juego aunque sea para lapidarla, y la nota es surrealista pero merecida, jaja. Y no te diré a mi lo exagerado que me parece un 10. Sigo diciendo que Korine me tiene que presentar a una de las nenas de la peli para que le perdone.
El placer es mutuo, David, ya lo sabes también.
Un abrazo.