martes, 16 de octubre de 2012

Crónica del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2012: 3ª parte

Pues hoy continuamos con la tercera y penúltima parte de la cobertura del Festival de Sitges 2012. Debido a la longitud al final hemos decidido dividir el post.

THE TALL MAN, de Pascal Laugier


En el pequeño pueblo de Cold Rock, la crisis parece haber tenido consecuencias más allá de la economía. La comunidad ha caído en una ruina total, lo que ha obligado a cerrar todas las escuelas; poco después, los niños empiezan a desaparecer uno a uno, y entre los lugareños corre el rumor de que detrás de estos raptos se encuentra una figura sobrehumana. 

Ya lo advertía Laugier al presentar la película, quien se esperara otra Martyrs se iba a quedar con un palmo de narices. Y a fe que es verdad, aunque maneja algunas semejanzas en el tratamiento, el resultado es completamente distinto. Irregular, se deja ver con cierto agrado, aunque al intentar acercarse a lugares comunes del cine estadounidense se convierte en una especie de variación-copia fallida. Interesante el giro hacia mitad de la película que la hace subir varios enteros.

Nota: 6/10


INVASOR, de Daniel Calparsoro



Tras un atentado que casi le cuesta la vida, Pablo, un médico militar español destinado en una misión internacional, regresa a casa convaleciente junto a su mujer y su hija. Al recuperar la memoria de lo ocurrido, Pablo sospecha que le están escondiendo información sobre las circunstancias del atentado y a pesar de la presión de los altos mandos, se niega a secundar la versión oficial poniendo en peligro su seguridad y la de su familia.

De manera parecida a la anterior, se trata de una aproximación al thriller militar en la linea de tantas y tantas películas estadounidenses. Si bien a aquellas las aprobamos no vemos porque no se debería hacer con esta, a pesar de sus claras deficiencias. Articulada en un competente reparto, sobre todo con los grandes Antonio de la Torre y Karra Elejalde, no defrauda el guión bien estructurado y el tratamiento del color le confiere una textura marcada e interesante. Lástima que sea eso, una historia vista mil veces que te deja un regusto amargo.

Nota: 6/10

EL BOSC, de Óscar Aibar



1936. Estalla la Guerra Civil. Las milicias anarquistas toman el poder en el Bajo Aragón. Allí, Ramón y su mujer Dora esconden un secreto ancestral: unas misteriosas luces que aparecen junto al bosque que rodea su masía. Según la tradición familiar, son una puerta a otro mundo del que nadie vuelve. Cuando un anarquista enamorado de Dora intenta acabar con Ramón, éste se ve obligado a entrar en las luces y desaparecer.

Una de las películas más originales (aunque basada en cuento) del cine español de los últimos años, esta mezcla de ciencia ficción y drama, nos sitúa en una España de la Guerra Civil alejada de los tópicos de este tipo de películas, que si bien no está todo lo aprovechada que debiera si que da un soplo de aire fresco a un sub-género tan anquilosado, y lo hace a través tanto de la metáfora como de la propia acción acontecida en la pantalla. El epílogo no es malo, pero si desconecta bastante del tono general de la película y descoloca.

Nota: 6,5/10

HOTEL TRANSILVANIA, de Genndy Tartakovsky


Desde su nacimiento, Mavis vive en un lujoso hotel, de nombre Transylvania, creado para proteger a los monstruos de la amenaza de los humanos. Mavis está a punto de cumplir la mayoría de edad (¡ni más ni menos que 118 años!) y su padre, el conde Drácula, le prepara una fiesta en la que no faltan los amigos más cercanos a la familia: desde Frankenstein al Hombre Invisible o la Momia, pasando por un humano que se ha colado en la celebración y que se enamorará de Mavis.

Con un punto de partida tan delirante como interesante, la película se dirige inexorablemente al tópico y a la infantalización. Cierto es que no hay nada de malo en ser producto de consumo infantil, pero si en que podría haber sido un producto disfrutable tanto por infantes como por adultos. Molesta esa sensación de poco riesgo, de ir a por lo seguro y que al fin y al cabo una buena película debería ser disfrutada por gente de cualquier edad y en cualquier momento. Pero bueno, al menos no es horrible, y está bien hecha y su look es superior a muchas de las películas de animación estadounidense, quitando Pixar y alguna que otra.

Nota: 4/10

SEVEN PSYCOPATHS, de Martin McDonagh


Marty es un guionista en apuros. Tiene entre manos un proyecto muy ambicioso que quiere convertir en la reflexión definitiva sobre el amor y la paz mundial. El problema es que no sabe como conseguirlo. Su mejor amigo, un actor de poca monta y delincuente ocasional, se propone echarle un cable.

Cada festival tiene su sorpresa, y para mi esta ha sido Seven Psycopaths, una película con ecos tarantinianos, de meta cine, y cimentada por un prodigioso guión, y la interpretación de tres monstruos de la pantalla, Sam Rockwell, Christopher Walken y Woody Harrelson.Incluso Colin Farrell, un actor limitado, está correcto en su papel y sale Olga Kurylenko, ¿quien da más?. Soy consciente de que es una película que caerá simpática y que probablemente no será reconocida como algo más, pero como el cine se basa también en la interpretación que cada uno haga de lo visto y los sentimientos que te genera, a mi me ha encantado. Y aún me gusta más que sea una película de la que no esperaba nada. Para mi imprescindible, de lo mejor del año.

Nota: 9/10

RUROUNI KENSHIN, de Keishi Ohtomo


Kenshin Himura es un antiguo samurai que hace algunos años era conocido como Hitokiri Battousai  debido a que fue uno de los guerreros más terribles de todo Japón. Con el paso del tiempo Kenshin decidió cambiar, por lo que prometió que no volvería a matar a nadie y que sólo usaría su fuerza para ayudar a quien lo necesitara, por eso viaja por Japón  junto con su espada de filo invertido como muestra de su promesa.

La adaptación a imagen real del manga que nos ocupa no se puede decir que sea una mala película en el sentido estricto de la palabra, pero si me de la sensación de que es un producto hecho para el disfrute de los fans, y yo no lo soy, por suerte o por desgracia. Vista desde una perspectiva neutra es una película alargada innecesariamente hasta las dos horas y cuatro de metraje que aburre soberanamente durante parte de la cinta y que cuenta con algunas peleas que tampoco aportan e demasía a lo ya visto anteriormente. Sin que sea algo positivo para la película, lo mejor de la cinta la bellisima Yu Aoi.

Nota: 5/10

PIETÁ, de Kim Ki-duk


Lee Kang-do trabaja cobrando deudas. Huérfano, su violencia es la de un hombre que nunca ha conocido el cariño ni la compasión. Un día, una enigmática mujer llama a su puerta, afirmando ser su madre. Desconfiado al principio, Kang-do irá desarrollando un sentimiento afectivo por ella. Hasta que, repentinamente, alguien la secuestra...

No soy fan de Kim Ki-duk, pero tampoco le tengo ningún tipo de manía cinematográfica, he disfrutado con películas como Hierro 3, Primavera, verano..., incluso con La isla, Time o Samaritan Girl y me he aburrido soberanamente con El arco o Aliento. Pero he de reconocer que cualquier película suya despierta interés. Finalmente, tras haber visto esta Pietà se acerca más a las segundas, sin llegar a tal extremo de sopor que a las primeras. Lo que cuenta la historia no me llega a interesar más allá del principio y su desarrollo áspero, seco y violento lo encuentro demasiado forzado e inconexo. Si que reconozco que es una alegría que Kim vuelva por sus fueros y recupere la fe en el cine, o más bien en su forma de hacer cine, por lo que no es descartable que en el futuro otras de sus obras sean mucho más valoradas por mi.

Nota: 5/10


Entre miércoles y jueves tendremos la última crónica del Festival, ya que aprovecharemos para ver Warrior en la Filmoteca de Catalunya, dentro de la sección Seven Chances, así que técnicamente sigue dentro del festival, y poder reseñarla.

2 comentarios:

David Amorós dijo...

Como se hace esperar la crítica de Spring Breakers, ja,ja.
Estoy de acuerdo en Seven Psycopaths, no la valoraría tanto pero me parece una de las sorpresas del festival. Es fresca, divertida y muy imprevisible. Y como dices muy bien interpretada. Lo de Christopher Walken es increíble. La atracción que desprende este hombre ante la cámara es fascinante. Yo también añadiría a Tom Waits y a Harry Dean Stanton (aunque el papelito de éste último es muy breve).
De las otras he visto The tall man y la suspendí con un 4. Me parece que tiene cosas de guión (como esa voz en off que quiere trascender) que son intolerables. ëso sí, se pasaba el rato. También he visto Hotel Transilvania que aprobé justita porque me parece lo que esperaba, entretenida y previsible (aunque suspendería el doblaje, claro) y de Pietà sí que difiero mucho más porque sin parecerme una der las grandes obras del director coreano (entre las que pondría las que citas como mejores y una de las que citas como peores, para no perder la ostumbre, El arco) sí me parece muy buena película y que recupera el tono seco de akguien que hacía unos años que divagaba. En fin, esperamos tu post final. Un abrazo.

John Prskalo (Edgar Morton) dijo...

Bueno, entre mañana y el juvves la tendrás. Lo bueno (la crítica, no la peli), se hace esperar, jajaja.
Si, Walken se come la pantalla siempre. Y Waits está muy bien, imperdonable olvidarlo, y Dean Stanton otro monstruo.
Reconozco que Pietà la vi como una última película y a las once y pico de la noche y puede que aquello pasara factura, no lo niego, pero siempre alegra que vuelva Kim, aunque sea así.
Ojalá pase el tiempo rápido y vuelva el festival otra vez, dan ganas de compartir esos momentos otra vez, lo echo de menos y mira que para mi fueron pocos días.

Un abrazo.