viernes, 15 de julio de 2016

Crónica Nits de Cinema Oriental 2016 - 1ª parte

Otra vez estamos en uno de los mejores festivales de cine que visitamos, las Nits de Cinema Oriental, dónde disfrutamos de grandes películas, reencuentro con amigos, charlas cinéfilas y buena comida en un ambiente inmejorable. ¿Quién da más?


El primer día aterrizamos un poco tarde y la primera película que vimos fue The Case of Hana and Alice, precuela de Hana and Alice también dirigida por Shunji Iwai y aquí realizada con la ténica de la animación rotoscópica con las dos mismas protagonistas de aquella, Yu Aoi y Anne Suzuki, dos bellas y estupendas actrices. En esta precuela asistimos al momento en el que ambas se conocieron en plena adolescencia con las experiencias que ello comporta. Iwai además nos mete en una trama detectivesca con las dos chicas tratando de averiguar que fue de un antiguo compañero y amigo de Hana que aporta frescura, diversión y algún que otro desengaño. Todo ello bajo una dirección y acabado técnicamente perfecto y la sensación de ser una película que perdurará en el tiempo.


Tocaba cambiar de cine, ahora  la Bassa dels Hermanos y disfrutar del aire libre con la inauguración The Mohican Comes Home, también de Japón, país invitado en esta edición. Si la anterior fue una película que nos gustó mucho, con ésta nos sentimos decepcionados ya que no logra encontrar el equilibrio entre drama y comedia salvo algunos destellos quedando además la sensación de qué su duración es excesiva y le resta intensidad. Aún así lógicamente un festival que se precie debe tener propuestas de todos los estilos y para todos los públicos, y en las Nits eso se cumple y bien que lo celebramos.


El día siguiente también empezamos algo tarde por diferentes motivos pero llegamos a tiempo de ver The Master, dirigida por Xu Haofeng, uno de los guionistas de The Grandmaster, y apadrinada por el gran Wong Kar-Wai. Si bien la película a ratos se hace algo difícil de seguir dado el gran número de personajes presente y es un poco dispersa narrativamente hablando, su excelente factura ténica y grandes coreografías marciales le dan un empaque que deja atrás todos los posibles defectos y consigue inmersionar al espectador dentro de ella. La parte final es toda una declaración de intenciones con sus luchas y persecuciones en escenarios reducidos. Además es de esas películas que mejora con las horas.


Tras la proyección nos acercamos a la presentación del libro Kaiju! cuaderno de campo por sus dos autores, Eduard Terrades y Carles Gañarul, que nos desgranaron el libro de manera muy amena y didáctica en un ambiente muy distentido y con Domingo López como maestro de ceremonias.


Después del paréntesis nos tocaba a Old Stone, la mejor película que hemos podido ver en los dos primeros días. Un taxista atropella a un motorista accidentalmente y a partir de ahí su vida se irá transformando en un infierno rodeado de seres humanos mezquinos, burocracia, una sanidad vampírica y egoísmo a raudales. Un personaje interpretado de manera magistral por Chen Gang y que deja poco lugar a la esperanza en un mundo no apto para personas de buen corazón o que simplemente quieren hacer lo correcto. Johnny Ma golpea fuertemente el corazón de la China actual y nos deja una obra que nos deja sin aliento y hace reflexionar sobre el sentido de las cosas. Cine necesario y además en este caso de una gran calidad. Una joya que solo nos podía descubrir las Nits.


Y pasamos a la última del día, Beijing Carmen, presentada por su directora Michelle Wang, y que versiona el mito de Carmen trasladando la accion al Pekín actual y convirtiendo al personaje en miembro de la minoría étnica wazu. Tras irse de su Yunnan natal su encuentro en la ciudad con un coreógrafo estadounidense que busca protagonista para su Carmen llevará a la mujer, Ye Men, a una espiral de pasión, deseo y locura hasta un trágico destino. Lamentablemente la película decepciona sobre todo por la actuación de su protagonista masculino, muy limitado y poco creíble en su evolución a lo largo del metraje y nos deja tan solo con una cuidada ambientación y un uso acertado de la fotografía.