jueves, 23 de octubre de 2014

Cobertura del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2014 - 1ª parte

Con un poco de retraso empezamos la cobertura de lo que dio de si el pasado festival de Sitges en la cuarta ocasión consecutiva a la que acudimos con el blog. De nuevo según mi cuestionable opinión el nivel no pasaba de justito alternando algunas joyas con propuestas correctas o directamente olvidables. Con tamaño número de películas y empeñados en poner todo (o casi) el nivel creo que se resiente y una selección aún mayor redundaría en una mejor calidad. Como esto no creo que pase y tampoco es mi responsabilidad he intentado este año disfrutar más y pese a que no lo he conseguido viendo películas si al menos pasarlo bien con toda la gente con la que he coincidido hablando de cine, y haciendo que la experiencia sea más amena.

Dividiré las crónicas en 4 post reseñando 10 películas en cada uno más uno final con un breve balance estadístico y las películas programadas vistas antes de que empezara el festival.


Creep (2014, Patrick Brice)

Para empezar este año tocaba, como el pasado, una cinta de terror independiente estadounidense y pese a ser de mayor calidad nos encontramos con el mismo problema en este tipo de películas, una gran idea que se queda en la anécdota. Admito que el cine independiente estadounidense no me atrae demasiado en pocas de sus facetas, por mucho que lo de independiente esté, en muchos caso, pillado con pinzas. En el caso de la Creep que nos ocupa el inicio es interesante para derivar en un a ratos aburrido desarrollo para de nuevo tener un potente desenlace. Tal y como está acabado daría para un corto de larga duración o un mediometraje. Sonó durante el festival que el director quiere hacer dos secuelas para lo que espero que desarrolle mejor o se lo piense.



[REC] 4 (2014, Jaume Balagueró)

A diferencia de la mayoría de aficionados ya la tercera parte de la más exitosa saga de terror española me pareció muy floja y perdida aunque lograba aguantar por los pelos. Con esta parte final (aunque abierta como la tercera) ya nos alejamos no solo de la estética found footage (que la tercera obviaba) sino del espíritu para pasar a ser una más con una dirección torpe (extraño tratándose de Balagueró) con profusión de escenas oscuras para evitar las carencias y unas interpretaciones que en el mejor de los casos son potables. Entiendo que fuera seleccionada para abrir siendo el final de una franquicia de éxito que nació y triunfó en Sitges y que con las actuales "reglas" una película local debe inaugurar pero por calidad no debería haberlo hecho. Cosas que pasan cuando algo no sale bien, claro.


The Babadook (2014, Jennifer Kent)

En los últimos tiempos desde las antípodas llegan estimulantes e interesantes historias de terror y en el caso de ésta The Babadook así es, con un inicio inquietante. Pero lo que se adivina en los primeros compases acaba convirtiéndose a medida que avanza el relato en un thriller psicológico que al final deja un sabor amargo teniendo en cuenta todas las opciones disponibles que tenía y la metáfora se antoja tan evidente que pierde todo atisbo de aire fresco. Aún así se puede ver y puliendo algunos detalles argumentales se podría exprimir la historia algo más puesto que la estética roza la brillantez en varios puntos.


The Target (2014, Chang)

Sorprendido al inicio del thriller por la cortinilla de A contracorriente, que distribuirá el film en España. Y sorprendido porque si bien es pasable, The Target no es ni menor uno de los mejores thrillers que ha parido Corea en los últimos años, y mira que este género, salvo excepciones, se encuentra en clara recesión. Quizá el hecho de ser el remake de Cuenta atrás, film francés, haya ayudado pese a no ser tan conocido aquí pese a su estreno. De nuevo rozando siempre el límite podemos rescatar un segmento final que parece inspirado en el ataque de Terminator a la comisaria en la primera entrega del robot asesino, cambiando EEUU por Corea.

Aberdeen (2014, Pang Ho-Cheung)

Drama generacional de varios miembros de una misma familia metidos en líos sentimentales, mentiras y viejos rencores en el marco del popular barrio de Aberdeen en la región autónoma china. Técnicamente impecable e interpretativamente correcta, evidencia algunas lagunas en el argumento y ciertas partes soporíferas que al menos suple con lo dicho anteriormente. Probablemente en su contexto territorial o incluso nacional puede ser vista con conocimiento de causa. Sorprende (o ya no) su inclusión en Sitges por su temática realista (salvo la escena de un sueño y que un par de personajes divaguen sobre Star Wars y se vean figuras, pues vale).


Musarañas (2014, Juanfer Andrés y Esteban Roel)

Bajo el auspicio de Álex de la Iglesia, si que podríamos hablar de una cinta más adecuada para la inauguración del festival. Pese a no llegar a convencerme en su conjunto solo por la interpretación de Macarena Gómez que pasa de la tranquilidad a la locura en segundos esta película bien merece un visionado y sin lugar a dudas pone a sus directores en el punto de mira. Lástima de algunos tics habituales en el cine español en el que se intenta dar más importancia a la anécdota con referencias insustanciales en lugar de apostar por el género puro y duro. Destacar a Luis Tosar en su breve pero fundamental papel.

Nicky, la aprendiz de Bruja (2014, Takashi Shimizu)

Perdido el rumbo por completo, el antaño famoso y cotizado Shimizu si se dedica a engendros como esta Nicky lo tiene muy negro para volver a recuperar algo de su brillo. Aquí durante media película mantiene el tipo y dentro de lo malo no deja de ser una cinta infantil del montón, pero cruzado el ecuador se convierte en una basura mal ejecutada, penosa y en la que Tadanobu Asano aparece en un papel tan horrible que es de juzgado de guardia. El momento Falete, como bautizó nuestro amigo y colaborador Marckwire21, es de lo más sonrojante y patético visto en una sala de cine y el Auditorio se vino abajo de las risas y lo terrible que era. Cualquier parecido con la versión de Miyazaki es circunstancial (y a saber con las novelas).


Pos eso (2014, Sam)

Pero curiosamente lo peor del día no sería Nicky sino la película española de animación Pos eso, una parodia de la España más recalcitrante aficionada a la telebasura y a lo más cañí. Pero si hacer una parodia de eso significa ponerse al nivel de lo que critica pues mal vamos. Que si, que está bien animada, pero es tan deleznable en su conjunto que la gracia a los 5 minutos la ha perdido toda. Uno de los peores bodrios que se pudo ver este año en el festival compitiendo con otra de animación de la que hablaremos más adelante.


Dead Snow 2: Red vs. Dead (2014, Tommy Wirkola)

Hace unos años Wirkola ya apareció con su primera Dead Snow, en la que unos zombis nazis vuelven para recuperar el oro que encuentran unos campistas noruegos. Recuperando el final de la primera entrega con un superviviente de aquella se transforma en el más y más. Y es de lo que se trata en estos casos, convertir la acción en un disparate continuo sin reglas para convertir a la platea en cómplice de esta descacharrante épica batalla entre zombis nazis y zombis soviéticos con algunos humanos de por medio. Y el final de antología constatando que el amor supera hasta la muerte, literalmente.


I Origins (2014, Mike Cahill)

De nuevo nos encontramos con una cinta " independiente" estadounidense y aunque parezca que las tengo manía no es así, aunque no me suelan gustar al verles las costuras y que lo de independiente está pillado con calzador pero en este caso no tiene que ver con eso sino con su tono. Durante una parte de la película asistimos a algo que parece tener un cierto interés narrativo y una originalidad que incluso en la segunda e insulsa mitad da destellos de poder convertirse en algo. Pero al final con sus referencias religiosas de catálogo new age me queda un regusto de  publirreportaje que no me puedo tragar.