miércoles, 29 de mayo de 2013

Semana de Cine de Hong Kong en Barcelona 2013

 

Del 8 al 15 de mayo tuvimos la fortuna de poder disfrutar de otra Semana de Cine de Hong Kong en Barcelona, tras su paso por Madrid. De nuevo teniendo como sede la fantástica y remozada Filmoteca de Catalunya se pudieron ver durante esa semana varias muestras del más reciente cine hongkonés, quizás en un momento de baja forma pero con aún algunas propuestas interesantes.


A Simple Life, de Ann Hui

Una mujer mayor que siempre ha cuidado de una familia acomodada y que ahora sigue sirviendo al hijo que queda en Hong Kong, enferma y decide ir a vivir a una residencia de ancianos, cansada ya de esa vida de servidumbre. Pero Roger, el hijo de la familia y dedicado al mundo del cine, no la dejará y seguirá allí a su lado. Cargada de buenas intenciones y en algunos momentos emocionante, A Simple Life padece el mismo problema que otras películas que tratan el tema de los ancianos y las enfermedades, y es la manía de intentar sentar cátedra con sus imágenes, de intentar hacer ver que la vida es dura pero bajo un halo de irrealidad, lo que para una persona que ha visto envejecer e incluso morir a sus seres queridos, puede llegar a resultar irritante. Afortunadamente, Ann Hui frena en su aproximación a diferencia de Haneke con su Amor, que llegaba a hastiar por su insulsa intención de película absoluta sobre la enfermedad y la muerte. Tanto Andy Lau como la veterana Deanie Ip están estupendos en sus papeles.

Nota: 6/10


The Detective 2, de Oxide Pang

Secuela de la irregular The Detective, esta secuela está a un paso de abocarse al desastre desde mediados del segundo acto hasta desembocar en un tercero prácticamente nulo. Afortunadamente durante la primera parte de la película asistimos a un interesante ir y venir de ideas bajo el prisma de ese desequilibrado detective encarnando por Aaron Kwok. Lástima que acabe de manera tan insulsa y se intente tomar en serio a si misma la película, ya que si se hubieran pasado un poco más de vueltas incluso hubiera colado. Buena ambientación en esa Tailandia repleta de actores hongkoneses en la que nadie habla tailandés, imagino que (como en la primera) por motivos de taquilla en la ex-colonia británica.

Nota: 5/10


Floating City, de Yim Ho

Estamos, de nuevo con Aaron Kwok como en The Detective 2, ante una de las películas más difíciles de clasificar de la Muestra. ¿Se trata de un panfleto patriótico chino y anti-británico?. Prácticamente tiene toda la pinta, y no es que sea yo el que tenga que decir  que eso esté bien o mal, puesto que no me compete. Pero si que puedo dar mi opinión cuando eso domina a la cinta, a la que veo como una trama completamente insustancial con esos giros dramáticos (ya sean basados en una historia real o no), tan  tópicos y tan manidos. Una visión de la vida durante décadas en el Hong Kong británico que siento que dado su posicionamiento está completamente desaprovechado. Y es que se puede hacer crítica o revisión sin renunciar al entretenimiento o al propio cine. Una gran decepción después de las buenas críticas que había cosechado. Eso sí, muy buena banda sonora.

Nota: 4/10


The Great Magician, de Derek Yee

Ya vista en el anterior Festival De Sitges, esta nueva película del gran Derek Yee, autor de maravillas como One Night in Mongkok, Viva Erotica o Protégé, es un auténtico entretenimiento de principio a fin. Levemente basada en Eisenheim el ilusionista de Steven Milhauser, y ambientada entre la China post-imperial y la invasión japonesa, el humor, la acción y el romance se dan cita de la manera más dinámica aunque a un paso del ridículo y la tontería. Afortunadamente esta historia a tres bandas entre los excelenes Tony Leung Chiu-Wai, Lau Ching-Wan y la igualmente estupenda y más bella que nunca Zhou Xun, se decanta por la alegría y entre trucos de magia y acción se pasan volando sus poco más de dos horas.

Nota: 6/10

Otro año más, nos alegramos de que pueda seguir viéndose esta pequeña muestra, y más con la crisis que acecha al cine, y que esperamos el año que viene, remita y pueda levantar cabeza, así como en general todo el mundo, sea del espectro cinematográfico o no.