martes, 21 de octubre de 2014

Reseña: Filth, el sucio

Hoy iniciamos colaboración en el blog por parte de Marckwire21, de quien pudimos disfrutar su compañía en muchas sesiones del pasado Festival de Sitges. Nos habla de la película británica Filth, que a pesar de no tratarse de cine asiático, el hecho de que se pudiera ver en Sitges (pese a reseñarse por su pase de prensa posterior) y la calidad de la crítica nos ha motivado a publicarla. La película se estrenará el próximo 31 de octubre en España.

por Marckwire21


Lo primero, mi critica esta hecha sin haber leído la novela, a partir de aquí, continuo. Irvine Welsh escribió la nombrada en la que se basó 'Trainspotting' de Danny Boyle en 1993, después llegarían 'Marabou Stork Nightmares' en el 95 y 'Filth' en el 98. 'Trainspotting' solo tardo tres años en ser adaptada al cine con gran maestría por Boyle mientras que esta adaptación de Jon S. Baird llega 16 años después. Con esto quiero remarcar además del tiempo transcurrido y lo cambiante de esta sociedad lo fuera de lugar que pueden quedar algunos de los temas expuestos. Estos temas, personajes o situaciones por aquel entonces hubieran causado un gran impacto en la sociedad cinéfila pero a día de hoy y tras varios otros filmes sino iguales pero si parecidos en ciertos puntos el impacto no es tal y queda como algo desfasado. Puedo afirmar tranquilamente que de no ser por la impecable actuación de su protagonista James McAvoy y el ritmo fluido, que no intenso, que posee la cinta, estaríamos ante una película mas dentro del genero 'policía pasado de vueltas'. El mas claro ejemplo lo tenemos con nuestro querido Torrente. Las comparaciones son odiosas, de acuerdo, pero existen. Porque tenemos que desmerecer a infravalorar un personaje como Torrente y alabar uno escoces? No lo entenderé nunca. Si tras ver 'Filth' pensáis que del personaje Mcavoy se pueden llegar a hacer 4 secuelas con gran afluencia de publico es que no hemos visto la misma 'Filth'. Y no solo está 'Torrente', también tenemos a Jean Renno en 'Wasabi', a Willis en 'The Last Boy Scout' por decir una, quiero decir, que lo del policía pasado de rosca en sus maneras esta demasiado visto, demasiado gastado como para que llegue a interesar lo suficiente. 


Ni digo que es peor que las citadas antes ni mejor, simplemente olvidable, mas de lo mismo pero con el agregado dramático, imaginaros una versión de Torrente con mucha carga dramática, un final interesante y una banda sonora, o mejor dicho selección de temas, ramplona y vaga. Pues eso es 'Filth". Querría hacer hincapie en la música. Clint Mansell a los mandos, osea, se me ha caído un mito. Admiro a este compositor, mucho, pero su selección de temas para la película me parece horrorosa, no por la calidad de las canciones elegidas  sino porque parece que la única función que tienen, al margen de ir su letra acorde con lo que vemos, es la de ayudar al espectador a no dormirse del aburrimiento mientras llega otro momento exaltado de Mcavoy. Creo sinceramente que una banda sonora creada exclusivamente para el film, con ese toque tan oscuro que sabe darle Mansell hubiera dotado a este de mas seriedad, empaque o consistencia que es lo que parece mas escasea. Entras al cine teniendo algo que te ronda la cabeza sobre cualquier otro tema y en cuanto salgas volverás a ese tema como si nada de lo visto hubiera trastocado algo dentro. No cuenta nada que no hayamos visto antes.


Su tono dramático y oscuro en ocasiones la hacen distinta al resto, pero no única y el final antihollywood es tan original como previsible. Si me ha gustado ese mundo surrealista que aparece en momentos puntuales donde McAvoy ve a ciertas personas como animales, algo lejanamente parecido a lo que vi en los créditos iniciales de 'Relatos Salvajes'. Desconozco como se ve ese Edimburgo en la novela de Welsh pero desde luego en la película no tiene presencia en absoluto. No voy a negar que tiene un gran toque de comedia negra, pero en ocasiones se excede o simplemente, no hace gracia. La escena con la menor me parece grosera a mas no poder y no, no es que me escandalice por todo ni sea un beato, es que no hace gracia. No hace mucho vi 'The world of Kanako' y su critica es igual o mas cruda que la de esta y en ella se destilan buenas maneras, aquí su director pretende que le cojamos asco al personaje, que lo veamos como se ve él, como un cerdo. Y lo consigue, sobradamente. Ese toque retorcido, negro y oscuro se mantiene hasta el final, aquí no hay moralinas que valgan. La película fluye a su ritmo, apoyada en las oportunas canciones seleccionadas hasta su final crudo. Detalles frikis: aparece en un papel secundario el doctor Fitz de 'Agents of S.H.I.E.L.D.', el actor Iain De Caestecker; curiosos también los créditos finales, no os los perdáis, mejores que los insulsos iniciales. En definitiva, el segundo trabajo de Jon S. Baird es una comedia muy muy negra con tintes dramáticos, surrealistas y un final digno de thriller pero nada mas, totalmente olvidable en su conjunto salvo por la actuación de McAvoy.

Lo mejor: McAvoy.
Lo peor: No cuenta nada nuevo, película desfasada a su tiempo. Final tan original como previsible.